Un palito de pino, lo nuevo para purificar agua

Científicos del MIT presentan un sistema para purificar agua y librarlo del 99,9% de las bacterias. La idea es filtrar agua a través de una ramita y aprovechar el sistema natural de filtrado de las plantas.

Rohit Karnik es un ingeniero mecánico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que trabaja en tecnologías relacionadas con el transporte de agua. Hace unos meses, mientras asistía a un congreso en el que se hablaban de plantas y sistemas de riego, se le prendió la lamparita y se decidió a emplear el mismo sistema que utilizan las plantas para filtrar el agua.

Karkin acaba de publicar un trabajo en la revista PLOS ONE en el que presenta un sistema muy sencillo para purificar agua y librarlo del 99,9% de las bacterias. El sistema consiste en utilizar una ramita de madera de pino, quitarle la corteza, introducirla en el extremo de un tubo de plástico y utilizar el conducto para absorber agua. Según explica, el agua atraviesa el tejido de la ramita, el conocido como xilema, cuya estructura permite a la planta subir el agua hacia las hojas sin que se produzcan burbujas por cavitación. Esta ventaja, según Karkin, hace que el agua que se obtiene al otro lado del filtro se purifique en buena parte y reduzca la presencia de bacterias en un 99,9%.

La intención es reducir la incidencia de enfermedades que se transmiten por el agua en todo el mundo .

Las partículas que contiene el agua son filtradas por los poros nanoscópicos del xilema y son especialmente eficientes cuando se trata de una rama fresca, no de una rama seca. “La construcción sencilla de filtros de xilema”, escriben los autores del estudio, “combinada con la fabricación de un material barato y biodegradable, podría conducir potencialmente a una extensión de su uso que reduzca la incidencia de enfermedades que se transmiten por el agua en todo el mundo”. Un dispositivo permitiría, según sus cálculos, filtrar cuatro litros de agua al día, suficiente para una persona.

Aunque el sistema es prometedor, no todos los científicos se muestran tan optimistas ya que los virus más pequeños aún pueden pasar el filtro, por lo que Karkin y su equipo están buscando maderas con poros más finos para afrontar este problema. El especialista Robert Jackson, de la Universidad de Stanford, asegura en NPR que el sistema puede valer para emergencias pero no es seguro del todo contra las bacterias. “Cuando tienes miles, incluso millones, de ellas en una gota de agua no quieres confiar en algo que tiene un 99% de eficiencia”.

fuente: http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0089934

COMPARTÍ ESTE ARTICULO CON TUS AMIGOS

Publicado el 08 de marzo de 2014 en la sección Noticias